Bebés y niños

La atención de los niños puede ser compleja, esto porque el comportamiento puede ser muy variable, un día pueden ser totalmente cooperativos, mientras que otro día pueden presentar comportamientos temerosos o agresivos. Por esta razón, nunca habrán dos niños iguales e incluso un mismo niño podrá sorprendernos.

En la consulta debemos lograr ganar la confianza del paciente, por lo que es necesario hacer que ese primer contacto durante la primera cita sea agradable, ya que de ella dependerá en gran medida el comportamiento futuro del niño. Establecer una adecuada comunicación es lo más importante, con lenguaje de acorde a cada etapa por la cual vaya atravesando, de manera tal que nos permita conocer más acerca del paciente, que no sienta amenaza y buscando la cooperación a la hora de la atención.

La conducta de los padres moldea la conducta del niño. Ofrecer una guía a los padres antes de la atención favorece y facilita la dinámica con el niño, se les puede orientar sobre aquellas factores que pueden influir en la cooperación por parte del paciente, como evitar aquellos términos o frases que puedan generar ansiedad en el niño, también buscar el control de los padres, ya que su estado de ansiedad puede ser transmitido al niño sin estos percatarse.

Es necesario adaptar el niño a la consulta y a las rutinas de higiene bucal en casa lo más temprano posible, cuanto antes se logré familiarizarlo con el dentista y los tratamientos, no percibirá la atención como un peligro. Por eso lo recomendable es llevarlo en busca de atención bucal desde que empiecen a salir sus primeros dientes.

Como en todo caso, la prevención es lo más importante, consultas regulares para detectar posibles enfermedades bucales de manera incipiente. Con los pacientes pediátricos lo ideal sería ir de tratamientos más sencillos a los más complejos a menos que necesite tratamientos de urgencia, pues así evitamos que la primera experiencia del paciente sea con un tratamiento que pueda generar molestia, que sea prolongado o en todo caso radical, como una extracción dental. Una primera atención con estos tratamientos complejos puede significar una aversión por parte del paciente en las consecuentes citas.

Un consejo para los padres es preparar a su hijo antes de la consulta, qué puede esperar durante esta, dar a conocer al dentista como alguien que le hará un bien, así como empezar con los cuidados bucales desde bebés en busca de evitar enfermedades.

No existe una fórmula mágica en la atención del niño, cada cita puede ser diferente a la anterior, lo importante es entender cada niño, involucrarse como padres en el desarrollo de hábitos de higiene bucal desde pequeños.

Recibe lo último en tu correo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s